Este año se volverá a repetir los ritos y tradiciones de la madrugada más bella del año en Sevilla. Oiremos la saeta que se le reza a la Santa Cruz en Jerusalén de la Hermandad del Silencio, la concordia entre los nazarenos del Gran Poder pidiendo la venia a la Macarena, etc. Pero también veremos muchos nazarenos.

Parece ser que la Hermandad de la Macarena superará las 3500 papeletas de sitio y la Esperanza de Triana las 2500, superando en número a los nazarenos del Gran Poder (que tampoco son pocos).

Otra de las novedades que veremos es en el palio de la Esperanza Macarena, ya que le han quitado una trabajadera y le han aflojado los varales.

Incluso es posible que veamos a la cofradía del Silencio retrasar su salida en 15 o 20 minutos para que no ocurra lo que en el año 2013 se vió, el Silencio pasando por Campana y al fondo, en la calle Laraña, la Virgen del Valle de recogida.

Allá quedará para el año 2020 la «gran reforma» de la carrera oficial, suprimiendo el paso por la calle Sierpes para sustituirla por la calle Tetuán y así el Consejo poder poner más sillas y hacer más caja. Se supone que con éste cambio, las hermandades de Triana irían por la zona de la Plaza del Museo.