Llegó el fin de 2018, y con él, la costumbre casi obligada de echar la vista atrás para hacer reflexión y juicio crítico sobre todo lo que ha acontecido en nuestra ciudad en este último año. Y es este examen de conciencia el que nos evita recaer en los errores que se hayan podido cometer, o por el contrario, perseverar en los aspectos que han resultado positivos.

Este 2018 ha sido un año en el que hemos sido testigos de cambios, de consolidaciones, sorpresas, pérdidas… además de los momentos a los que nos encontramos habituados y que nos ofrecen las cofradías de esta ciudad.

Fallecimientos

En el transcurso del año hemos sentido las pérdida de reconocidas personas que sin duda han marcado la historia de nuestras hermandades con letras mayúsculas. En enero nos desgarraba la pérdida del vestidor Pepe Garduño. Cronológicamente, le siguieron en esta triste lista Jesús Basterra, consejero de Glorias y capataz; José Antonio Ariza, antiguo Hermano Mayor de la Soledad de San Buenaventura; Jaime Márquez, antiguo capataz de la Carretería; D. Eugenio Hernández, Párroco de Santa Ana; Manuel Seco-Velasco, emblemático orfebre; Fco. José Cossio, mayordomo de la Macarena; Manuel Moreno, antiguo Hermano Mayor de la Hermandad de los Gitanos; y Rafael Díaz Palacios, histórico capataz entre otros. Todos ellos de indiscutible peso en el transcurso histórico de nuestras cofradías. Lloramos junto a sus familias estas importantes pérdidas, y esperamos el reconforte para todas ellas.

Cambios musicales

De este 2018, uno de los aspectos más destacados ha sido el sorprendente cambio de bandas en hermandades. Uno de estos cambios llegó propiciado por la desaparición de la Banda del Cautivo de la Hermandad de Santa Genoveva, que no llegó a un acuerdo de continuidad con la propia Hermandad. Tras esto, la Hermandad llegó a un acuerdo con la Agrupación Musical “Pasión”, de Linares, reconocida agrupación por toda la geografía andaluza. Destacar también la pérdida de la Agrupación Musical “Nuestra Señora del Juncal”, la cual no consiguió mantener una plantilla de componentes que pudiera sustentar el proyecto de la banda. Resumimos aquí todos los cambios producidos:

-Sábado de Pasión-                                                                                                          ·Torreblanca: Agrupación Musical Sentencia de Jerez

-Domingo de Ramos- 

Jesús Despojado: Banda de Cornetas y Tambores Juvenil de la Centura Romana Macarena (Cruz de Guía).                                                           Hermandad de la Hiniesta: Banda Municipal de Música de Mairena del Alcor.

Hermandad de la Amargura: Sociedad Filarmónica “Nuestra Señora del Carmen”, de Salteras.

-Lunes Santo-

Santa Genoveva: Agrupación Musical “La Pasión”, de Linares. Agrupación Musical “Nuestra Señora de Las Angustias” (Cruz de Guía).                                Las Aguas: Banda de Cornetas y Tambores “Nuestra Señora del Rosario”, de Cádiz.

Martes Santo- 

 ·Cerro del Águila: Banda de Cornetas y Tambores “Nuestro Padre Jesús Nazareno”, de Huelva.

-Jueves Santo.

·Exaltación: Banda de Cornetas y Tambores de la Archicofradía del Paso y La Esperanza, de Málaga.

Madrugá- 

·Esperanza de Triana: Banda de Música “María Santísima de la Victoria”, las Cigarreras.

-Viernes Santo-

·Carretería: Banda de Música “Julián Cerdán”, de Sanlúcar de Barrameda.

-Domingo de Resurrección- 

·La Resurrección: Agrupación Musical “Nuestra Señora de las Angustias” (Cruz de Guía).

En todos estos cambios se ha producido una irrupción innegable de bandas foráneas de la provincia de Sevilla, lo cual no ha gustado en todos los cofrades, los cuales alegan una falta de correspondencia a las bandas de Sevilla. Todos estos cambios nos ofrecerán la oportunidad de escuchar formaciones de indudable calidad en nuestra Semana Mayor, lo cual era impensable hasta hace pocos años. Consecuencia directa de estas nuevas incorporaciones fue la desaparición de la Agrupación Musical “Nuestra Señora del Juncal”, antes mencionada, la cual justificaba en un comunicado el cese de su actividad musical por este motivo. Además, diversos indicios y rumores nos hacen presagiar que el entrante 2019 no estará exento de modificaciones: recientemente, la Banda de Música “Santa Ana”, de Dos Hermanas ha informado de la sustitución de su director José Ramón Lozano por el ya ex-director de la Banda de Música “Las Nieves”, de Olivares, José Colomé. Este hecho podría crear cierta inestabilidad en las Hermandades a las que acompaña, sobre todo, la banda nazarena, que además, no llegó a un acuerdo con la Hermandad de La Esperanza de Triana. Del mismo modo, la Banda de Música “Nuestra Señora de la Victoria” de las Cigarreras vio como finalizó su relación con la Hermandad de la Carretería, producido por la incertidumbre de la Hermandad del Arenal sobre la banda por su firma con la Hermandad de la calle Pureza y la dificultad de compaginar en horario ambas procesiones.

Santo Martes

En este 2018 se ha llevado a cabo, de manera experimental, un hecho insólito en la historia reciente de la Semana Santa. Las Hermandades realizaron de manera inversa el recorrido de la carrera oficial, como propuesta de solución a los problemas de horario entre las hermandades de la jornada. La prueba resultó exitosa, no obstante, desde un primer momento se anunció que esta medida sólo se llevaría a cabo en este año, y que en 2019 volvería a su formato tradicional. De manera contradictoria, el presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías reconoció, como no podía ser de otra manera, el éxito de este plan.

Coronación Canónica y Salidas Extraordinarias

Por todos los cofrades es sabido lo ordinario de las Salidas Extraordinarias y las Coronaciones Canónicas, las cuales han perdido por completo esta calificación en su más estricto significado. Este año hemos sido testigos de la Coronación Canónica de la Virgen de la Victoria, de la Hermandad de las Cigarreras, con su respectivo traslado y posterior procesión extraordinaria de regreso. Además, han tenido fecha las Salidas Extraordinarias de la Virgen de los Dolores del Cerro del Águila, que tuvo que suspenderse a causa de la lluvia, y de la Esperanza de Triana, ejemplo de buen hacer y compostura respecto a los horarios ante una de las procesiones más multitudinarias que se recuerdan en la historia más próxima. Ejemplar también fueron las otras dos procesiones, por su decoro y máxima dignidad, en las Cigarreras, pero sobre todo, en el Cerro del Águila, que tuvo que ver cómo se cerraban las puertas de su parroquia empapadas de las lágrimas de sus devotos, que se resignaban a ver a su hermandad sin realizar la esperada Salida Extraordinaria.